9 de octubre de 2008

Suicidio colectivo

Hay gotas de muchos tipos. Están las gotas de los oídos, que están entrenadas para susurrar cosas, las gotas de los ojos, que son expertas en aguantar la mirada, las gotas de rocío, que son flamenquitas, la gota del pie, que tiene muy mala leche y, en un mundo aparte, las gotas de lluvia.


Las gotas de lluvia están malacostumbradas: viven en las nubes, son soñadoras y tienen poco trabajo. Gran parte de las gotas envidian secretamente a los copos de nieve, porque siempre se ha dicho que los copos de nieve tienen una estructura perfecta y bella, mientras que las gotas de lluvia son sólo agua en estado líquido, transparente y simple. Y cuando no hay mucho que hacer y se es envidioso, uno se corroe por dentro, se le tuerce el humor y se pone triste...
Eso les suele pasar a muchas gotas de lluvia con baja autoestima.Se miran a los ojos las unas a otras y sólo ven lágrimas. Se sienten inútiles, deciden que su vida en las nubes no tiene sentido y se ponen de acuerdo para saltar al vacío, todas a la vez.

Otras gotas, las que no tienen personalidad, saltan de las nubes simplemente porque las demás lo hacen. El grupo de las utópicas deja su nube anhelando un mundo mejor, y las gotas superficiales se lanzan buscando algún paraguas que las mantenga en la otra vida.

En los días de lluvia millones de gotas se suicidan, las calles se llenan de minúsculos cadáveres transparentes y los charcos son pequeños cementerios agitados por las botas de agua de los niños.
Será por eso que los tardes lluviosas son tan tristes...



15 comentarios:

Toni1004 dijo...

Muy bueno Escarlata...m e ha gustado mucho. Es muy sencillo de leer, sin demasiadas florituras que hagan pesada la lectura...

Ya estás apuntada.

Carla Mariela dijo...

gotas de lluvia con baja autoestima? Hay que llevarlas al terapeuta a ver si evolucionan...

Naida dijo...

Te voy a votaaar! muy bueno! que bien que sienta ver las cosas de un modo distinto a como se muestran

El redactor dijo...

Bonito cuento, me gusta la idea de que los charcos son cementerios.

Daniela dijo...

Esta muy bueno, es diferente a lo que se ve normalmente ! Capaz qe te vote :D

VIDA dijo...

Te felicito, me gusta la forma en que describes algo tan diminuto como una gota y penetras en su esencia haciendo un simil con la vida misma.
Suerte !!

Martikka dijo...

Felicidades, es como un poema en prosa. Suerte!

Antea dijo...

Escarlata, que precioso juego de palabras y emociones...me hubiera gustado ser capaz de escribir algo así.Felicidades por tu sencillez y a la vez por la cantidad de imágenes que haces desfilar por nuestra mente en tu relato.Un abrazo y mucha suerte

Denis Lizarbe dijo...

Qué gusto me da conocerte a través de este bonito cuento-poesía-prosa, ha sido una delicia adentrar en la sencillez y libertad que imprimes a tus letras. Como ha dicho VIDA, haz hecho in simil de la vida misma.

Me encantarón estas líneas "...las calles se llenan de minúsculos cadáveres transparentes y los charcos son pequeños cementerios agitados por las botas de agua de los niños.
Será por eso que los tardes lluviosas son tan tristes..."

Un abrazo.

Escarlata dijo...

Gracias por vuestros comentarios y por pasearos por nuestro blog. Me alegra compartir con gente que escribe tan bien lo que nos sugiere una tarde lluviosa...

senovilla dijo...

Vengo a desearte mucha suerte en el concurso.

Saludos Cordiales.

Montse dijo...

Es preciosa, sencilla pero muy intensa.

Si te hubiera leído antes de escribir la mía no habría sido capaz de publicarla.

Besitos encanto

Aspective dijo...

Es bonito y triste.
Enhorabuena
¡Suerte!

el cabreado enmascarado dijo...

Releo tu historia y te dejo la mejor de las suertes para el concurso.

Un saludo

Case dijo...

A medio camino entre un Haiku extenso, una gregueria y un cuento de Gloria Fuertes, te ha salido un relato fresco, divertido y evocador. Me ha encantado. Desde hoy miraré los charcos com muchísimo mas respeto. :) Suerte en el concurso. Un abrazo