13 de noviembre de 2008

El vuelo de una idea


A veces me pregunto qué es lo que hace que ante una misma frase, cada persona la interprete de una manera diferente. Si al fin y al cabo nuestros cerebros son muy parecidos ¿qué hace que a unos se nos ocurran unas ideas y a otros otras, ante las mismas palabras?

Por ejemplo, cuando alguien dice: “me llamaron justo cuando estaba en la ducha”, yo al momento me lo imagino desnudo. ¿ A todos nos pasa igual? ¿El que lo dice, lo hace buscando esa reacción?

O cuando te explican algo horrible que le ha sucedido a alguien, y te imaginas algo gracioso, y te tienes que aguantar la risa, a pesar de que sabes que está mal.

Me imagino que las ideas siguen como unos caminitos, hay algunas que tienen caminos muy cortos y con muros muy altos, y otras que van por donde les da la gana, y te hacen decir, “cómo puedo estar pensando esto”.

Supongo que es por eso por lo que cuando decimos algo, y esperamos que se interprete de una manera, nos sentimos frustrados si no se nos entiende, y es que no podemos implantar en los demás los caminos que siguen nuestras ideas.

Solución: para los que tienen ideas de caminos cortos, llevarse un post-it y ponérselo en la frente, con palabras bien claras para que nos entiendan. A ver si así les entra por ósmosis .


2 comentarios:

Naida dijo...

Eso es lo que me he preguntado yo mil veces, si todos salimos del mismo cascarón porque somos tan diferentes? Físicamente se podría llegar a entender en función a como se ha movido la madre mientras estabas dentro, si era de las que se tiraba al suelo a menudo, el niño salía con cara plana y todo eso, pero los pensamientos? En realidad no deberían ser tan distintos, todos hemos bebido Cola Cao y sabemos lo que es un perro. Pero sí es cierto que a veces e incomprensiblemente reaccionamos al revés de lo que otros esperan, pero como nadie puede juzgar porque para poder hacerlo habría que ser rematadamente sabio y todopoderoso...ajo y agua!!

Bree dijo...

Verdad, verdadera...mira que hablamos el mismo idioma, pero sin duda, dependerá de la persona, yo reconozco que me pasa como a tí...me ha gustado mucho como lo has escrito...y lo escrito.