4 de noviembre de 2008

De como tu pasado te puede avisar del futuro


Antaño ya, salía a navegar con mi padre por lo más profundo de Castelldefels, nuestro barco era una simple colchoneta de esas que regalaban con el detergente (no estoy segura de si esto me lo he inventado) pero vamos, que en ningún momento recorría las aguas en un super yate. A lo máximo que aspiraba y como “excepción” era a un patín, el cual transformaba en el más perfecto velero gracias a mi imaginación. En cualquier caso, lo que quiero explicar no trata de temas materiales sino de sentimientos encontrados, en realidad lo más triste es que me los encuentro día a día...

Esto de estar rodeada de tanta gente hipócrita me está matando y eso que yo la hipocresía la entiendo e incluso puedo presumir de haberla practicado, pero adoptarla como religión? Y aquí viene en enlace al inicio de este post... mientras navegaba...veía excrementos flotar procedentes de los barcos, nos pasábamos gran parte del tiempo sorteándolos y ahora, en este punto de mi vida, me da la impresión de que vuelvo a estar en la misma colchoneta pinchada, sola y con la boca abierta.

Me imagino que de ahí la expresión ... “comerse una mierda” pero no quiero que se interprete así ya que cuando yo he dicho esto me la he imaginado siempre más blandita, tipo la que te dejan en el orinal de juguete los Reyes Magos cuando te portas mal, esta vez es diferente, es consistente, forjada ya por el salitre y dura. Además se encalla en la garganta impidiéndote respirar.

Puede parecer un post negativo, pero nada más lejos de la realidad, creo que lo importante es poder ver este tipo de cosas y comentarlas sin ningún problema.

Dicen que en el país de la hipocresía se vive mejor, tal vez sea así. Al fin y al cabo tengo la respuesta delante de mis narices. La sinceridad, el cariño y las buenas intenciones....sólo para unos pocos que últimamente está muy caro eso del querer.

5 comentarios:

Escarlata dijo...

No dejes que esos hipócritas te amarguen la vida, dales la importancia que tienen, la de una mierda flotante...

Montse dijo...

Lo importante e interesante a la vez es que puedas ver las mierdas, ya vengan flotando o como sea, pero verlas para librarte de ellas.

Vivimos en un mundo donde la risa por delante y el navajazo por detrás, está a la orden del día.

No le des ni un segundo de tu precioso tiempo a quién no lo merezca corazón.

Besitos encanto

SERGI dijo...

Lo importante es seguir siendo uno mismo aunque veas que algunas veces las mierdas salen a flote, al final sólo tienen aire dentro y cuando alguien las pincha se acaban hundiendo

momo dijo...

Siempre se pueden juntar todas y hacer una bonita escultura. O venderlas como ladrillos para obras. O como pisapapeles. O para poner en las patas de las mesas que cojean. O para aguantar las puertas que no se cierren con el aire.
Ya que son inevitables, y cada día hay más, busquémosles alguna utilidad.

Goldilocks dijo...

Qué voy a decir yo de los hipócritas y trepas, sobretodo los del trabajo... que estoy rodeada por todas partes!!!!!!!!!! A la mierda con todos/as ellos/as!!!!!!!!!