22 de marzo de 2009

Polvo eres...

El otro día fui a una cena (donde también estuvo Turuleta, que por cierto a ver si entra al blog alguna vez…) y alguien sacó el tema de los polvos perdidos, es decir, aquellas personas con las que en algún momento tuvimos una conexión especial, pero con las que, por el motivo que sea, la química no se tradujo en física.

Suele pasar que una repasa esos momentos en los que no se lanzó a la piscina, y se da cabezazos por la frase que dijo y que era todo lo contrario a lo que pensaba, y se pregunta si la otra persona piensa lo mismo.

Es lo de siempre, al final cada cual percibe la realidad a su manera, y quizás lo que uno interpreta como un “polvo perdido” no es más que arena de espejismo. Mientras tanto la imaginación vuelve a aquel momento en que pudo hacer las cosas de una manera diferente…
Todo sería mucho más fácil si lleváramos incorporados unos sensores que se pusieran de un color especial cuando perciben que estás ante esa persona, y que la otra siente lo mismo… Pero lo fácil acaba siendo aburrido, y qué monótono sería un mundo sin riesgo, ni esperanzas, ni huesos rotos por haberse tirado a piscinas vacías.

5 comentarios:

Sarinha dijo...

Pues cuidado que también hay personas con el ego tan subido que ven química hasta donde no la hay. Yo tengo una amiga que siempre que hablábamos de un chico, decía: "con ese no me he liado yo porque no he querido". Y al final nada de nada, la pobre asustaba bastante a los chicos, jejeje. Un besito, y brindemos por los polvos que están por venir!!

momo dijo...

Echando la vista atrás, me doy cuenta de que la mayoría de veces en las que me he arrepentido de algo son precisamente las que no me he tirado a la piscina.
No es que haya que tirarse todas las veces, a eso se le podría llamar suicida, pero sí que tendríamos que dejar volar más veces nuestros impulsos. Al fin y al cabo la vida se cuenta por momentos felices y estos hay buscarlos y cogerlos al vuelo.
A la menor duda de estar delante de la persona "especial" habría que dar unas horas libres a la cabeza y volar con el corazón, si no somos correspondidos, tal día hará un año, pero si por casualidad el círculo se cierra... mmmm!!

El redactor dijo...

Interesante tema ...

Yo creo que esas "deudas pendientes" quedan para siempre... y lo curioso es que la vida muchas veces nos da esa oportunidad otra vez. La tension sexual permanece muchos años.

Claro, que la cosa no es lo mismo, suele ser como cuando ves Heidi o Mazinguer Z con 30 tacos ;)

Naida dijo...

Si hombre!! como los gusiluz!. El mundo sería un mercadillo de Navidad!! Pero es una buena idea y comprometedora donde las haya!

Sònia... no tan fiera... dijo...

Ufff.. yo tengo unos cuantos apuntados... cagoentó..

Mmmm quizás un aparato que te de "luz verde" no, pero uno que te diga al oido "no seas glipollas y al ataque" no estaría mal...